Quiero uno

Los murales son algo completamente personal, nunca se hacen en serie. Mi principal objetivo cuando voy a empezar es entender perfectamente el propósito del mural, y así lograr exactamente lo que la persona quiere. No es solo pintar, sino crear un ambiente, un espacio que nos llene de alegría, donde la gente quiera disfrutar y permanecer. 

El primer paso es contactarme y hablarme del proyecto. Acerca del tema, el tamaño, etc. Con esto puedo dar un costo aproximado. Si es una casa o un proyecto pequeño, acordamos el día y la hora y llego directamente con mis pinturas y pinceles. Después de sentir el espacio, ese mismo día empiezo con cuidado el trazo y después añado el color. (Siempre cubro y protejo el área)

La pintura que uso es acrílica, que seca rápido y es muy resistente. No huele para nada y el lugar se puede usar igual que siempre. Se puede pintar sobre cualquier superficie.

Los murales en casas, para niños tomas casi siempre entre uno y tres días, dependiendo del tamaño del proyecto. 

Pintar un restaurante o un proyecto mayor lleva un proceso similar, solo un poco más despacio. La mayor diferencia es que se necesita hacer primero un sketch y presupuesto más detallado, y necesito visitar el lugar con días de anticipación para estudiar el lugar y tomar medidas exactas. En este caso, también se usa acrílico. Un espacio público también puede ser usado como de costumbre mientas pinto. De hecho me he dado cuenta que a la gente le gusta verme pintar y siempre se acercan, con curiosidad. (Aunque por supuesto es más fácil cuando el lugar está en construcción )

De las dos maneras, el primer paso es contactarme.