Sobre mi

Siempre me ha fascinado pintar. Desde niña. 

Donde crecí no es común estudiar arte, así es que estudie diseño, me casé y tuve hijos. 

Un día, nos cambiamos a una casa enorme. Estaba tan grande que, por más muebles que le pusiera, seguía viéndose vacía. La solución que encontré, fue pintar sus paredes. Empecé en el cuarto de mis hijos. Les di una jungla entera! Un lago, árboles, patos, cocodrilos peligrosos y monos trepadores. Ranas brincando y pájaros volando. Estaban felices y se aprendieron rapidísimo los nombres de los animales, los colores y las cantidades.

Un día, una amiga vino de visita y entró al cuarto de mis hijos. Le encantó!

 -“Hazme uno, idéntico, para mis hijos”- me dijo. 

Como ella tenía una niña, se lo personalicé un poco, puse hadas escondidas atrás de algunas hojas y flores asomadas. 

Otro día, fue a su casa una amiga suya que yo no conocía, y quiso también un mural para sus niños. A partir de ahí empezaron a llegar las llamadas pidiéndome otro mural, y otro más, no nada más casas, sino restaurantes y oficinas.

Ese fue el simple comienzo de paredviva. En 2005 se convirtió en “negocio” establecido, cuando tuvo su propio nombre y su página web. La publicidad llegó sola, siempre de boca en boca.

Hoy, tantos años después y viviendo en otro país, sigo felizmente pintando hermosos murales, que tanta vida dan a las paredes.